Familias acolledoras

Web oficial de acogimiento familiar de Cruz Roja en Galicia.
Un programa de la Xunta de Galicia

Las familias acogedoras

Ofrecen en un acto solidario su hogar a menores bajo una medida de protección y tienen como misión proporcionarles cuidados, seguridad, educación y el cariño que necesitan mientras se solucionan las circunstancias que les impiden vivir con su familia.

¿Qué familias pueden ser acogedoras?

Cualquier persona, matrimonio o pareja de hecho, con o sin hijos, de cualquier condición social, ideología o creencia. El perfil de las familias acogedoras es muy variado, siendo lo más importante el compromiso con la infancia. Se requiere voluntad de acoger y disponer de la capacidad necesaria para cubrir las necesidades físicas, psicológicas, afectivas y sociales de los niños y niñas.

Preguntas frecuentes

En ocasiones, las personas que se interesan por el acogimiento familiar, tienen dudas similares:

¿Cómo es la reacción de los niños y niñas ante un acogimiento?

Lo habitual es buscar la aceptación y voluntariedad del niño ante el acogimiento familiar, de acuerdo a su edad y nivel de desarrollo. Después de un período de conocimiento y adaptación mutua, la mayoria de los niños, niñas se integra favorablemente.

¿Cómo se vive la despedida?

Como es algo previsto, tratamos de garantizar que la finalización de un acogimiento sea lo menos brusca posible para todas las personas implicadas, por eso se planifica y se ayuda a los niños a comprender este momento y se les va preparando para el cambio (que puede ser el retorno a su hogar de origen, la adopción...), siempre de forma acorde a su capacidad y nivel madurativo. Muchas familias repiten experiencia pues, en definitiva, se trata de una programa que ayuda a muchos niños y niñas en una etapa importante de sus vidas.

También se garantiza a las personas acogedoras el apoyo, cuando es necesario, una vez finalizado el período de convivencia.

¿Cuánto puede durar un acogimiento?

Depende de las circunstancias que determinaron la separación de la familia de origen o del tiempo necesario hasta encontrar una alternativa más definitiva para su vida, cuando no es posible la reunificación con su familia. Normalmente, en el momento que iniciamos un acogimiento, establecemos una previsión de su duración, que puede estar sujeta a modificaciones. En todo caso, si la situación del acogimiento se prolonga mas allá del tiempo inicialmente establecido, se va prorrogando el acuerdo de continuidad con los acogedores.

¿Qué requisitos tenemos que cumplir para ser acogedores?

Las personas que se ofrecen para ser acogedoras deberan pasar por un proceso de valoración-reflexión sobre esta decisión y, posteriormente, un período de formación antes de constituirse como familia acogedora. Es importante tener muy claras las diferencias con la adopción, aceptar y respetar las características de los niños y niñas así como las de sus familias, estar dispuestos a facilitar la relación del menor con su familia de origen, disponer de la capacidad necesaria para cubrir las necesidades de los niños y niñas, y la estabilidad emocional es indispensable. Altas dosis de solidaridad, compromiso y capacidad de colaboración son cualidades necesarias en los acogedores.

Experiencias

Antonio y Ana, tienen mucho que contarnos tras 18 años acogiendo.

Experiencia Acogimiento Familiar

Necesitamos incorporar más familias acogedoras.